Complementos alimenticios

Complementos alimenticios

El calcio es un nutriente esencial e imprescindible para que las mascotas tengan una salud ósea fuerte y un buen desarrollo.

Puede que, a partir de la radiación solar, nuestras mascotas no sean capaces de sintetizar suficiente vitamina D. Por eso, junto con el calcio, debe formar parte de la alimentación de éstas para garantizar un correcto crecimiento y evitar la aparición de enfermedades. La falta de calcio en la dieta puede derivar en raquitismo, alteraciones en el cartílago del crecimiento o patas arqueadas.

Cuando las mascotas son mayores, pueden padecer enfermedades que producen hipocalcemia (poca cantidad de calcio en la sangre); o si las dietas no incluyen suficiente calcio pueden causar descalcificación ósea y provocar que sus huesos sean más débiles y se fracturen con frecuencia. Pero, cuidado, porque un aporte de calcio mayor del que requieren puede provocar una calcificación excesiva en los tejidos blandos, sobre todo en el riñón, y además pueden presentar deformidades.

En cambio, en los cachorros, las dietas con una proporción de calcio inadecuada pueden dañar el crecimiento del esqueleto óseo y padecer trastornos de crecimiento.

Como vemos, una ingesta de calcio no favorable podría provocar diferentes consecuencias en las mascotas. Por eso, es imprescindible que el veterinario de confianza supervise los tratamientos.