¿Por qué los gatos y el agua no son amigos?

14 de septiembre de 2018
GATOS MAL OLOR
¿Por qué los gatos y el agua no son amigos?

Aunque en toda regla hay excepciones, la mayoría de gatos se resisten al baño y para muchos dueños puede convertirse en un auténtico calvario.

¿Cuál es el origen de esta enemistad?

El origen de esta mala relación es que el gato proviene de regiones desérticas, alejadas del mar. Por eso, su naturaleza hace que ellos mismos realicen su higiene personal con su lengua, sin necesidad de bañarse. No obstante, existen razas de gatos realmente amantes del agua y excelentes nadadores.

Y aunque no a todos les guste bañarse y nadar entre peces, sí que a todos les encanta el agua para jugar. Un grifo mal cerrado puede ser entretenimiento de toda una tarde, porque el agua se mantiene en movimiento y refleja colores y luces que resultan estimulantes para los gatos.

¿Es necesario acostumbrarle al agua?

Podemos intentar acostumbrar a nuestro gato al agua, siempre poco a poco y mejor si todavía es un cachorro. Nunca le obligaremos, podríamos causarle algún trauma. Intentaremos encontrar un sitio tranquilo para bañarle, un recipiente que no resbale y mantendremos el agua caliente.

Pero si vemos que nuestro gato coge miedo al agua y es realmente muy complicado acostumbrarle, no hay por qué sufrir, ellos solo con sus ásperas lenguas consiguen asearse y mantenerse limpios. Solamente tendréis que tomar medidas en el momento que vuelva del exterior con suciedad abundante, como por ejemplo con las patitas llenas de barro, o bien que enferme y deje de acicalarse.

Si necesitamos lavar a nuestro gato y no tolera el agua utilizaremos el Shampoo Espuma Seca de Sano&Bello.

Hay ocasiones en las que el aseo diario de la lengua de nuestro gato no es suficiente.

En ese caso existe la opción del lavado en seco. El Shampoo Espuma Seca permite cuidar la piel y el pelo del gato sin necesidad de pasar ningún mal rato en la bañera. Su uso es muy sencillo: solamente tenemos que encontrar un sitio cómodo donde podamos ir enjabonando por partes, nunca entero, a nuestro gato. Con suavidad repartiremos la espuma, de manera uniforme, por su pelo y luego enjabonaremos la zona. Por último, frotaremos con un trapo seco para sacar la suciedad y pasarle su cepillo para el pelo. Nuestro gato lucirá un pelo limpio, suelto y brillante, y lo habremos conseguido sin necesidad de una sola gota de agua.

Últimos consejos del Blog

20 de enero de 2020

Los gatos pasan mucho tiempo a diario lamiéndose: se cree que emplean al menos la mitad de sus horas de vigilia acicalándose.

20 de enero de 2020

Aunque el tiempo no acompañe acompañe, de igual forma tienes que sacar a tu perro a la calle para que pueda hacer sus necesidades. Además, los paseos son parte de su rutina y son importantes para su salud física y emocional.

16 de noviembre de 2018

Aunque en toda regla hay excepciones, la mayoría de gatos se resisten al baño y para muchos dueños puede convertirse en un auténtico calvario.